Conferencia Richard Bouchard 2015

V Jornada Internacional Educación y títeres 2015
Conferencia Richard Bouchard. Québec. Canadá.



Desde la sombra al color; el títere, uno
soporte emocional.
ENAM con su programa alternativo de salud mental
aborda desde hace muchos años la creación de espectáculos de títeres con pacientes
que conviven con problemas mentales. Su programa tiene como objetivo permitir
la reinserción social en la sociedad de estas personas extremadamente vulnerables.
En las actividades desarrolladas en su programa
de intervención existe la utilización de los títeres por explicar. El ENAM utiliza
el mundo de los títeres con sus pacientes. Estos títeres se convierten en
una herramienta eficaz en la intervención y en un doble de sí mismos. También se
convierte en el apoyo emocional que absorbe el sufrimiento de la persona que
lo crea, que le da vida y que le ubica en una historia que él mismo ha
inventado.
“Jugar el propio papel en una obra hace que ese papel
sea una función importante en el desarrollo y resultado de la historia. Es la inserción de su papel social en lo que respecta al conjunto de la sociedad.  Para volver a apropiarse
de su propio papel debe experimentarlo desde fuera proyectándolo. En estos
momentos hay una transferencia y se aprende a mirar sin juicios emocionales.”
En esta conferencia, presentaré un breve vídeo
creado por el cineasta y fotógrafo Alain Corneau y el testimonio de Nadia Côté, una
participando en el programa ENAM. 
INTERVENCIÓN
Hola, mi nombre es Nadia Côté, y voy a compartir
con ustedes mi viaje de la vida.
Todo el mundo recuerda los eventos el 11 de septiembre de
2001, la caída de las dos torres del World Trade Center. Para mí, fue el
mi cabeza lo que se hundió. Los cimientos de mi vida se derrumbaron
bajo mis pies hasta 12 años más tarde cuando conocí a un ángel que me va
dar esperanza.
Entre estos dos eventos, viví los
peores años de mi vida.
Constantemente vivía en una montaña rusa de emociones:
el miedo se apoderó de mí, el dolor, la ira, la desesperación y los gritos
de alerta. Por primera vez en la vida, sentí la ansiedad, la angustia,
el aislamiento y múltiples hospitalizaciones y tratamientos de salud mental que
intentaban ayudarme a salir y adquirir herramientas para reparar mi cerebro que
tenía completamente disparado. Por no hablar de mi seguimiento de 12 años con el
mi psiquiatra que estuvo trabajando conmigo.
Pero lo peor fue que los que me rodeaban habían
cambiado su mirada hacia mí. De ser madre, empresaria y el orgullo de los míos
padres, me convertí en una “loca”, menos que nada, me miraban con
desprecio y me acabé estigmatizando a mí misma.
El 14 de febrero de 2008, la colocación de la mía
hija pequeña de dos años y medio en hogares de acogida acabó de hundirme. La
poca esperanza de que me quedaba se fue con mi hija.
Automáticamente, me etiquetaron “no apta para tener
cuidado de su hija”.
Así, a mediados de septiembre de 2012, conocí el
mi ángel y me habló sobre el ENAM. Un poco sorprendida, le pregunté
que cómo era que durante 12 años que he sido tratada mentalmente, nunca había
oído hablar del ENAM. Necesitaba salir del aislamiento y del ambiente
negativo que me rodeaba. Me invitaron a visitar la escuela. Acepté la
invitación y me embarqué en esta nueva aventura. Mi corazón sabía que
allí estaba el camino de mi vida y eso me dio esperanza por un nuevo
comienzo. Este sitio me permitía ser quien soy, y trabajar en mí para llegar
a gestionar mis emociones.
Han pasado 18 meses desde que tuve la oportunidad
de trabajar en el programa de ENAM, un lugar donde encontré sentido en la mía
vida. Con las muchas actividades que había, encontré una forma de vida y una
rutina. Me sirvió para ver mis fortalezas y descubrir quién era yo.
También me ayudó a encontrar mi identidad y me dio confianza. Así
recuperé mi autoestima y una madre que había perdido por completo.
El ENAM no sólo me ayudó, sino que también ayudó a mis dos
hijas a recuperar su madre.
ENAM, también es para mí un lugar donde me encuentro con
gente a la que me siento muy ligada y que me ayudan a seguir: el sr. Bernard, el
mi ángel, Carl mi pastor y Christina mi pastorcilla.  Estoy muy orgullosa de haber trabajado con
ellos y he visto cómo he evolucionado desde mi llegada al centro.
Hoy mi vida es mucho más fácil. Sigo el mío
aprendizaje en el ENAM, y sigo haciendo el seguimiento con mi doctora. En
más, ahora voy a realizar un estudio sobre psicoeducación en trastorno de
personalidad límite para seguir reforzando mi conocimiento. Ahora veo un
futuro muy positivo. Me siento una persona útil por la sociedad.

Texto del vídeo: La técnica según Pierre, Steeve
y Sylvie.
Ver en Internet: www.la fabrique culturelle.
ENAM.
El color de las sombras. 5 pequeños vídeos de 5
minutos.
1.
Pierre: La salvación a través del arte. Cuando se crea, a veces los pensamientos
mórbidos se magnifican. Cuando se crea, se realiza una actividad que satisface el ego y
que satisface la necesidad de ser útil.
2.
Steeve: En vez de parar una crisis con la medicación, esto me ha permitido sacar
fuera todo lo que me sobraba con los personajes, con los títeres. En la
fabricación … dando un nombre, una identidad …
3.
Pierre: El arte es útil en la
sociedad. Aquí estamos juntos para realizar una tarea común,
y un trabajo útil. Porque no es broma venir aquí, hacer lo que estamos haciendo, es
útil para nuestro bienestar mental y nuestra salud mental.
4.
Steeve: ENAM, cuando llegué aquí pensé que era ridículo… utilizar
un títere para expresarse. A fuerza de ver a los demás deslumbrados cuando lo
hacían bien… me enganché al carro… Es desde entonces que la gente de
el equipo se dieron cuenta antes de que yo de las cosas que era capaz de hacer. Yo
pensaba que no sería capaz de hacerlo.
5.
Sylvie: Descubrí que era capaz de funcionar. Yo estaba confinada en una
pequeña burbuja. ¡A ver! ¿Puedo hacerlo yo misma? ¡Estoy satisfecha de mí misma!
¡Sí que puedo! ¡Nunca he controlado mi santa vida! Era analfabeta y tenía
dificultades para leer y escribir. Pero con el ENAM… parece magia. Y
te das cuenta: Hey! ¡He hecho cosas! Me ayudaron, Paula me ayudó mucho y
uauu! ¡Conseguí una buena historia! Este año hice la mía propia
historia. ¡Estaba orgullosa de mí misma! ¡Nunca había hecho nada bien!
6.
Esto me permitió abrir los ojos. Después de mostrar lo que realmente había
en mí y no esconderme detrás de un muro…Me permitió dejar la medicación. Tomaba
once medicamentos distintos al día.
7.
Pierre: Creo se trata demasiado la salud mental con la química… Esto es
limitado! Sé que, como en EE.UU. en otros lugares, se hacen terapias. En Canadá
también hay, pero se considera demasiado caro, demasiado costoso… Así que nos llenan
de química y solo consiguen dormir el mal, en mi opinión.
8.
Steeve: En los momentos de cierre… es el títere que me permitió sacar
lo que sentía. En los momentos en que me preguntaba: Hay
de parar? ¿Tengo que continuar? ¡El títere me permitía sacar todo esto! Porque en
veces, iba al trabajo, frustrado… pero por la tarde, esa sensación había
marchado …
9.
Sylvie: El dolor que tienes, parece que lo expresas con otras cosas. Cuando estás
cerrado y no eres capaz de expresarte a través de tu boca, puedes
expresarte con la obra de teatro, con el dibujo o la pintura. (se golpea la
pierna)  ¡Para mí es eso!
10.
Steeve: Los títeres están en la sala, dando vueltas… para mí, es el dolor de
cada uno… todo el mundo lo ha sacado todo. Es como, el trofeo…, las experiencias que
son capaces de salir de la persona. Es como yo digo: ¡Ah! Me las arreglé
para salir de la droga e hice un personaje alcohólico o drogadicto que se ha
quedado allí. Ahora no está en mí. Se quedó en el títere.
 

es_ESES