LOS TRES CERDITOS

Cómo trabajar la tenacidad, la perseverancia, la constancia y la paciencia
Cuatro valores entrelazados que han perdido peso y son fundamentales en la construcción de la propia personalidad y en el equilibrio intelectual y emocional.

La inmediatez, la prisa permanente, la velocidad vertiginosa en la que vivimos juntos ha invadido a las familias ya la escuela. 
La sabiduría popular pero nos alerta contra esa prisa, ese hacer directo sin reflexionar. Para que las cosas estén bien hechas y sean sólidas hay que hacerlas cuidadosamente, con tiempo y con el esfuerzo que exigen las palabras que están escritas al principio.



Guión teatral para hacer con títeres

NARRADOR 1:     Como cada año, Juan pasaba sus vacaciones en el pueblo. Le gustaba jugar a la pelota Una tarde, preguntó a su padre si quería jugar con él.

JUAN:                       Padre, ¿me chutas varios penaltis?

PADRE:                       No, Juan, no puedo. Estoy muy atareado

JUAN:                        ¿Y no puedes dejarlo para mañana?

PADRE:               No, Juan, hay que terminar el trabajo. Primero arreglaré el tejado y después jugaremos. ¡Parece mentira! ¿Que no sabes la historia de los tres cerditos?

JUAN:                       ¿Qué tres cerditos?

NARRADOR 2:       Érase una vez, tres hermanos cerditos que vivían en una granja.

Un buen día decidieron ir a la aventura.

Después de andar y caminar, los tres cerditos llegaron al  pueblo más guapo que habían visto nunca.

CERDITO 1:           Ooooooohhhhhhhhhh! ¡Qué bonito!

CERDITO 2:           Podemos quedarnos a vivir aquí.
CERDITO 3:           Ahora sólo necesitamos una casa. Tengo una idea: podemos comprar ladrillos y hacernos una casa para vivir juntos.
CERDITO 1:         No tengo ganas. Los ladrillos pesan demasiado. Yo tomaré cañas y paja y me haré una casa.
CERDITO 2:          Yo tampoco quiero trabajar. Yo recogeré ramas y haré una casa de madera.   
NARRADOR 3:     El más pequeño de los tres cogió paja de un pajar y, en un momento, hizo una pequeña casita de paja.
(el CERDITO 2 hace una casa de paja)
NARRADOR 1:      El medio cogió unas cuantas ramas y, en un santiamén, ya tenía terminada una casita de madera.  
(El CERDITO 3 hace una casa de madera)

NARRADOR 2:       En cambio, el mayor, se puso a trabajar duro. 
                                    No paraba de llevar ladrillos arriba y abajo y poco a poco fue levantando una casa muy sólida con un techo muy resistente capaz de aguantar lluvia y nieve.
(el CERDITO 1 hace una casa de ladrillos)  

De repente, un aullido terrible rompió el silencio.

LOBO:                        Auuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!

Huele a carne fresca!

(se acerca a la casa de paja)

LOBO:                         Ja, ja, ja. Soplaré y la casa de paja volará!

(El lobo coge aire, sopla y la casa desaparece. EL CERDITO 2 que estaba dentro corra hacia la casa de madera)              

(el lobo se acerca a la casita de madera).

LOBO:                         Ja, ja, ja. Soplaré y la casa de madera volará!

(El lobo coge aire, sopla y la casa sale volando. El CERDITO 2 y 3 que estaban dentro corren hacia la casa de ladrillos)             

(el lobo se acerca a la casita de ladrillos).

LOBO:                         Ja, ja, ja. Soplaré y la casa volará!
(El lobo coge aire, sopla y la casa no se mueve. Lo intenta varias veces. Incluso hace desaparecer la luna)
NARRADOR 3:       El lobo estaba muy enfadado. Y pensó que no le quedaba otro remedio que entrar en la casa. Y la mejor manera era dejarse caer por la chimenea como Papá Noel.
CERDITO 2:           ¡Qué miedo!
CERDITO 3:           ¡Se nos comerá a todos!
CERDITO 1:            No se preocupe. Encenderé fuego y quedará bien asado:
(enciende fuego en la chimenea)
( el lobo cae en las llamas y se quema el culo)
LOBO:                         Ahhhhhhh!!!! ¡Que me quemo!!
(sale gritando y los cerditos se ponen a reír)
PADRE:                         …Y ninguno de los tres cerditos le volvió a ver nunca más.  
Se asó tanto el culo que todavía tiene que sentarse de lado.
JUAN:                       ¿Y no lo volvieron a ver nunca más?
PADRE:                   No, el lobo quedó tan escarmentado que se le quitaron las ganas de comer cerditos…
Bien pues, ¿qué hacemos, jugamos o trabajamos?
JUAN:                       Primero terminaremos el tejado. ¡Y yo te ayudaré! 

FIN


REFLEXIONES


1. ¿En qué momentos hemos estado impacientes y por qué?
2. ¿Qué ventajas y desventajas aporta la impaciencia en estas situaciones?
3. ¿En qué momentos hemos sido pacientes?

4. ¿Qué ventajas y desventajas aporta la paciencia en estas situaciones?
5. Hacemos una improvisación con títeres en los que un personaje se muestra impaciente en una situación y otro se muestra paciente. Después analizamos con los alumnos cómo se sienten cada uno de los títeres protagonistas y el resto de títeres que viven la situación.
Ejemplo: 
– Dos títeres hermanos quieren ir al cine y su madre le dice que esperen a que acabe de preparar la cena…

6. Hacemos un listado de prioridades en nuestra vida. ¿Estamos de acuerdo? ¿Nos beneficia este orden?
8. ¿Qué es la perseverancia? ¿Qué es la tenacidad?
9. ¿Somos perseverantes? ¿Somos tenaces?
10. ¿En qué puede ayudarnos serlo?
11. Explica una situación en la que seas constante. 
12. ¿Por qué debemos ser constantes?

es_ESES